La autonomía como base de una vida interesante

¿Qué aporta más, ser el líder de proyecto en una PYME o jefe de producto en una multinacional? Eso es lo que nos ayuda a responder Malcolm Gladwell en esta charla de 20 minutos.

Recuerdo el video estos días, mientras aún proceso las últimas ideas de The year without pants. Berkun, comentaba una idea similar que reproduzco a continuación:

«They [Automattic and Valve] hire T-Shape programmers and designers – people who are masters at one craft but skilled at many. Valve also also bets heavily on employee autonomy, going further than Automattic with its complete absence of formalized teams of hierarchy. [...] When you’re confronted with the choice, a job offering great power is polarizing. Some people find the sound of it liberating, while others find it scary. Most people who work for someone else don’t really want this much responsibility. If they did, they’d start their own companies or be self-employed. The fact they’re working for someone else represents a trade they’re willing to make, sacrificing autonomy for security (as Kafka wrote, “Its often safer to be in chains than to be free”). The trade-off that companies like Valve and Automattic offer is different. In some ways, the power they offer individual contributors is greater than what middle managers at large Fortune 500 company have. However grand their executive jobs appear from the outside at these companies, their theoretical power is diminished by the bureaucracies their decisions must navigate through to have any impact at all.»

Y pienso que el camino hacia una vida interesante empieza por la autonomía.

atFAB

atFAB lleva la promesa de personalización de IKEA a otro nivel: no sólo montas tú los muebles, sino que puedes también diseñarlos y hacerlos a medida. Creada por 2 arquitectos (Filson & Rohrbacher) distribuyen sus propios diseños de muebles de manera abierta, por lo que puedes comprarlos con ellos o hacerlos tú mismo. Participan además en Open Desk, un mercado global de manufactura que pone en contacto a diseñadores, fabricantes y clientes.

mbot-05Es una pena que lo haya descubierto después de decidirme a hacer mi propia mesa de trabajo. Me hubiese venido de perlas!

The year without pants

year-without-pantsAutomattic, es la empresa detrás de wordpress {.com.org}, web por la que pasa casi el 20% de todo el tráfico de internet. No tienen oficinas, practican la autogestión en su día a día, contratan mediante audiciones y no usan correo electrónico sino blogs para la comunicación interna. The year without pants, es un libro de Scott Berkun que habla sobre todo eso.

En agosto de 2010, Berkun inicia su trabajo como líder de uno de los 10 grupos recientemente creados en Automattic. Con esa iniciativa, Matt Mullenweg y Toni Schneider pretendían gestionar el crecicimiento de una empresa en la que ya trabajaban 50 personas y había tenido una estructura completamente plana hasta el momento. El libro es el relato de esa transformación y las experiencias de Berkun hasta mayo de 2012, cuando abandona Automattic para escribir sobre ello. Durante ese tiempo, su equipo había gestionado -entre otras cosas- la creación y publicación de JetPack, uno de los desarrollos más ambiciosos y exitosos de la historia de la empresa.

El resultado, esta experiencia de «embedded journalism», es una manera muy honesta de contar el día a día en Automattic, a la vez entretenida e instructiva. Tiene además un morbo especial por la propia historia de Scott Berkun: escritor y consultor de management que decide volver a las trincheras; project manager que crece dentro de la cultura de Microsoft en los 90, en los albores de Internet Explorer, durante la 1ª browser war.

Automattic

Para abrir boca o por tener un resumen si no vas a leer el libro, escribo a continuación una lista incompleta de cosas que me parecieron interesantes:

Cultura y organización:

  • Automattic es una compañía distribuida. El 100% de las personas trabajan desde donde quieren. Aunque tiene oficina, apenas se usa para eventos y presentaciones. Incluso el equipo de soporte (hapiness team) es distribuido. Aunque la actividad principal se realiza online, tienen encuentros cara a cara. Una vez al año, toda la compañía se reúne 1 semana en algún lugar del mundo. Además, cada grupo, organiza reuniones periódicas en cualquier lugar (en el año que cuenta el libro, el equipo Team Social de Scott Berkun se encontró en Atenas, Lisboa, Portland y Haway).
  • Se organizan en torno a equipos autogestionados de 5/10 personas. Cada uno de los equipos tiene 1 líder cuya función principal es velar porque nadie esté bloqueado, se realicen avances en las tareas y facilitar la comunicación entre los otros equipos. Más allá de eso, no existe jerarquía más allá de los equipos autogestionados y el rol de Matt Mullenweg como Dictador Benevolente con unas ideas peculiares en cuanto al trabajo.
  • Las comunicaciones internas se realizan principalmente por blogs, IRC y skype. Aunque existe libertad sobre cómo organizarse y las herramientas de comunicación usadas, es habitual que cada equipo tenga un blog sobre su trabajo. Todo el mundo puede acceder a los blogs de otros equipos, los transversales (por ejemplo: un blog ideas de negocio), etc y aportar ideas/comentarios. El mail no es la herramienta principal de comunicación y sólo existen las reuniones que el propio equipo se marque. Cada trabajador obtiene pues visibilidad por lo que aporta, eliminando los incentivos para la existencia de managers.

Contratación y carrera personal:

  • Las contrataciones se hacen mediante audiciones. Esto significa que, antes de ofrecer un contrato, se le ofrece a la persona un proyecto pagado de 1/2 semanas, con facilidades para trabajar de noche o en fin de semana, con el objetivo de que no interfiera con su “antiguo” trabajo. Al pasar el proyecto, si ambos están contentos, se lleva a cabo el contrato. Matt ha comentado en ciertas ocasiones que ésa es su estrategia de gestión: contratar a personas auto-motivadas y darles autonomía. Si bien esto supone un coste para la empresa, un coste mayor es contratar a alguien que no encaja con la cultura.

Ejecución de proyectos:

  • Al iniciar un proyecto, lo primero que se hace es escribir el post de presentación. Esto actúa como una visión aglutinadora del producto y trata de poner el enfoque en las necesidades del cliente, al igual que la estrategia Working backwards de Amazon.
  • El trabajo se estructura mediante objetivos incrementales, sin entregas prefijadas y con cientos de releases por día. Este enfoque de “entregas cuando está listo”, no es algo nuevo, pero que los intervalos de tiempo sean tan cortos es algo que no se podría haber hecho sin un enfoque de continuous deployment. En ciertas ocasiones puntuales, sí hay una agenda (por ejemplo, para la presentación de un plugin en una conferencia como en el caso de JetPack), pero por lo general, los objetivos son (bi)semanales.

No sólo por la originalidad del libro, sino por las cosas que cuenta, lo recomiendo para todos aquellos interesados en la democracia y autogestión en la empresa.

¿Por qué acabo de doar a PrazaPública e GaliciaCiencia?

Acabo de facer unha doazón de 40€ a GaliciaCiencia e outros 40€ a PrazaPública. A razón é moi sinxela: para cambiar o mundo, uso tamén os meus superpoderes de consumidor.

cabecera_gciencia

GaliciaCiencia acaba de chegar apenas ós 4 meses de vida. Pero en tan pouco tempo están aportando grandes historias: ¿sabíades que hai 2 satélites en órbita realizados en Vigo, e que a universidade e o consorcio da zona franca están buscando financiación para crear un nodo aeronáutico na cidade? ¿Ou que Zeltia, a gran farmacéutica galega, nace das investigacións sobre o caruncho do Instituto Miguel Servet? ¿Ou que a primeira referencia documentada do libro-electrónico é de “Doña Angelita”, profesora ferrolá?

logo-praza-publica

PrazaPública, pola contra, cumpleu xa 2 anos. En todo este tempo, fixo un traballo de tratar temas dende unha perspectiva galega, como se pode ver nas 12 novas máis lidas do periódico ata o momento. Pero tamén de crear un novo modo de seguir as novas en base a temas do teu interese ou crear/manter o pulso de outros temas como casos de corrupción como o Pokémon ou o debate sobre a redución do parlamento galego. E celebra este cumpleanos iniciando a publicación de libros xornalísticos, como o «Angrois. O AVE en pedazos», que  é unha “reportaxe longa” sobre o maior accidente ferroviario dos últimos 50 anos en España. Libro de David Reinero, un dos xornalistas que mellor coñecen a política de infraestructura en España.

Ambas iniciativas conforman unha revolución silenciosa, que non aparece nas primeiras páxinas dos medios pero que ten un significado cecáis máis profundo: están creando unha axenda e opinión pública. Si ben actos concretos como as folgas e manifestacións teñen a forza de visibilizar o descontento e, por tanto, modificar os umbrais de rebeldía que poden provocar cambios repentinos; a súa catalización require dun contexto previo e unha axenda posterior.

Que estos 2 medios independentes, con financiación cidadá, sexan parte do ecosistema xornalístico, só depende de nós.

Her

herTheodore es un escritor de cartas por encargo, que está en proceso de digerir el fracaso de su matrimonio. Es entonces cuando se hace con un nuevo producto, un sistema de Inteligencia Artificial que actúa como su ayudante, Samantha. Su IA, toma forma y personalidad con cada nueva interacción hasta el punto de que surge una relación de amor entre ambos.

At once a brilliant conceptual gag and a deeply sincere romance, “Her” is the unlikely yet completely plausible love story about a man, who sometimes resembles a machine, and an operating system, who very much suggests a living woman.

Disembodied, but, Oh, What a Voice

Centrada en los momentos posteriores a la ruptura de un matrimonio que le ha marcado la vida, a Theo, a pesar de escribir emociones para otros, le cuesta entender y asimilar las suyas propias. Se puede considerar, de alguna manera, la continuación de Lost in Translation, que habla de los momentos anteriores a una ruptura como ésa. No sólo por el fino hilo autobiográfico que une a Spike Jonze y Soffia Coppola, sino también por el magnífico trabajo de K.K. Barret como director de arte en ambas, que ha llevado a que la visión e interfaces de Her sobre el futuro ya sea considerada más acertada que la de Minority Report.

Pero lo verdaderamente interesante de Her, es que retrata a una generación, los always connected, fundamentalmente individualista. Generación que define su vida no en torno a una comunidad familiar o de amigos, sino por lo que hace y consume. Es una película selfie, idea que se refuerza con una fotografía y música que recuerdan a la estética hipster de redes sociales como instagram o productos como Apple, donde las comparaciones con Siri son inevitables. Spike Jonze retrata, sin palabras, los cambios que la tecnología provoca en una generación: de fondo solitaria y frustrada por los avatares de la rutina y la vida real frente a la recompensa inmediata y refuerzos positivos continuos que ofrece OS1. Pero también una generación que potencia al máximo su yo y sus logros gracias precisamente a la tecnología – la publicación del libro de cartas Theo es el culmen de este mensaje, algo que él mismo no se habría atrevido a imaginar.

En este sentido, Her es una película equilibrada sobre cómo la tecnología permea nuestras vidas. Pero sobre todo, Her, es una historia sobre alguien que madura y empieza a entender sus emociones.

Islas en la red

IslandsInTheNet(1stEd)

Laura Webster, dedicada a las relaciones públicas en el conglomerado cooperativo Rizome, ve cómo su casa/hotel es ametrallado en medio de una reunión de alto secreto mientras uno de los huéspedes es asesinado. A partir de entonces, se embarca en un viaje que la llevará a la Isla de Granada, la República de Singapur, Malí y al desierto subsahariano con los tuaregs. Es durante ese viaje que ella reconoce por primera vez un mundo donde la Convención de Viena y sus instituciones (símbolo de la hegemonía de los estados nacionales) se han visto superadas por los efectos que la globalización ha tenido en la sociedad. Como historia secundaria, Laura observa en primera persona los costes personales y colaterales que tiene ese viaje, la búsqueda de un mundo mejor para la humanidad y no para su comunidad.

A lo largo de la novela, Bruce Sterling, habla de la emergencia de nuevos actores con igual o más influencia que los estados en el orden global (ONG como la Cruz Roja, cárteles y paraísos de datos, movimientos antiglobalización luditas, empresas como Rizome o Kimera, etc),  anticipa la emergencia de la democracia económica y compañías comunitarias que luego Stephenson desarrolla como filés en La era del diamante, escribe sobre estados e instituciones capturadas por mercenarios/grupos de poder o muestra cómo la lucha por el control de las comunicaciones en la red será una de las marcas distinticas del nuevo siglo (bien a través de la censura o bien creando agendas públicas distintas a través de conglomerados de la comunicación). Al leerlo, te vienen a la cabeza inmediatas analogías con los tuaregs de Gresham y el movimiento zapatista, Rizome y Mondragón, la Convención de Viena con el papel de la ONU en la guerra de Bosnia o la OTAN, el ELAT y Al Qaeda, etc. Es, en definitiva, una historia donde -si tienes 25 años o más- verás reflejada la sociedad en que creciste.

Leer esta novela en 2014 provoca un sentimiento irremediable de … por qué no la habré leído 15 años antes. Aunque pierda un poco de la magia del descubrimiento, su lectura es igualmente interesante como scifi y a la vez apta para cualquiera no cercano a ella – porque, en realidad, la mayoría de las cosas que cuenta ya han ocurrido. Aún así -y sabiendo que fue publicada en 1988, un año antes de la caída del muro de Berlín y toda la mitología que abre en torno al fin de la guerra fría- me parece que refrenda el papel de Sterling como uno de los autores más clarividentes de su generación. Etiqueta que, de alguna manera, imagino que ya tenía ganada por su influencia como padre del ciberpunk.

Forma y función, o por qué necesitamos teclados con pedales

En How architecture helped music evolve, David Byrne presenta el argumento de que la obra artística es realizada pensando el contexto al que va destinada. Pone el ejemplo de cómo los distintos estilos de música a lo largo de la historia se han adaptado a los lugares donde iba a ser interpretada: canciones con notas largas y pocos cambios de ritmo adaptadas a los grandes espacios y sonoridad de las catedrales góticas sin amplificación, secciones claramente diferenciadas y con una fuerte carga de música en el caso del jazz que se toca inicialmente en pequeños y ruidosos clubs (gente bailando, hablando entre sí, bebiendo), etc.

Su argumento es: creamos (música) con un contexto en mente, al cambiar el contexto cambia también la creación. Contenido y continente van de la mano.

Y el argumento no es diferente para el software: creamos aplicaciones software pensando en las interfaces hardware en las que va a ser usado. Pensemos por ejemplo cómo la llegada de las pantallas táctiles actuales ha cambiado la interacción: no es un mero cambio del ratón por tus dedos, es un completo nuevo juego gestual que necesita nuevas reglas y aplicaciones diseñadas para ellas que anterioremente no podíamos disfrutar.

touch_events

Sin ser tan claramente rompedor, uno de los casos singulares que conozco es el editor de texto emacs, en el cual la realización de ciertas tareas propias de la programación (formatear texto, compilar, etc) se lleva a cabo mediante un uso intensivo de las teclas CTRL y ALT que en muchos teclados comunes actuales están en posiciones difíciles. ¿Por qué esta irracionalidad e incomodidad? Bueno, en realidad, porque en su origen, emacs fue creado en teclados donde esas teclas eran accesibles, en un teclado como éste, de las antiguas máquinas LISP del MIT:

Space-cadet

Como podéis observar, las teclas modificadoras (azules) más cercanas a los caracteres (letras, números, etc) eran CTRL, META (ahora ALT) y SHIFT.

Conclusión: necesitamos teclados con pedales

Estas pequeñas historias deberían hacernos reflexionar sobre las herramientas que, como creadores, tenemos a nuestra disposición la inmensa legión de los que nos expresamos a través de los ordenadores (programadores, contables, periodistas, etc).

Si la historia de emacs te ha parecido rara, párate a analizar qué teclas pulsas cuando navegas por la red con firefox o formateas una hoja de cálculo con libreoffice. Piensa en ello la siguiente vez que los uses y remapea las teclas comunes a posiciones más accesibles! Pero no nos engañemos, eso no es más que un parche: adaptar los usos y aplicaciones a las interfaces disponibles. ¿Por qué no inventamos nuevas interfaces que se adapten a nuestros usos?

En eso consiste nuestra profesión y, por suerte para la humanidad, hay gente que no lo ha olvidado. En este mismo instante, todos los makers del mundo están creando nuevas interfaces que nuestra generación podrá disfrutar en productos mainstream¿Has visto ya lo que se está haciendo con plátanos?

Pero mientas el futuro emerge y esperamos para programar usando frutas maduras, necesitamos caminos intermedios: debemos reclamar el uso de pedales como complemento a nuestro teclado! Aunque nuestros teclados no sean pianos de cola, por el bien de nuestra ergonomía deberíamos dejar de verlos como un recurso menor que usan personas con menor accesibilidad y más como la última moda para leer noticias cómodamente!

The making of Prince Of Persia

making-pop

Me he pasado las navidades a finales de los 80, sumergiéndome en el mundo de Jordan Mechner, a través del diario cómo se hizo Prince of Persia.

Escrito en formato diario, resume 2 etapas vitales claramente diferenciadas: en la primera (mayo 1985 – octubre 1989), nos descubre al solo-programmer que fue Jordan en el desarrollo de POP – programador, diseñador de la historia, director artístico, comercial, etc. A lo largo de los capítulos, vemos cómo la idea inicial madura hasta que el juego está acabado: desde el uso de las técnicas rotoscópicas para dotar de vida a los personajes a las ideas que hacen que un juego funcione. Pero también nos acerca a los altibajos emocionales de un trabajo a lo cowboy: depresiones creativas, presiones por los tiempos de entrega, cómo el entorno afecta a su productividad como programador, etc.

La segunda (octubre 1989 – enero 1993), se centra en su evolución hacia director creativo de videojuegos culminando con la creación de Smoking Car Productions, la compañía con la que creó The Last express. En esta etapa, sus diarios reflejan un cambio de actividad importante: la programación del videojuego pasa a ser secundaria y priman las actividades de comercialización (gestión de los ports a otras máquinas del juego y licencias), las relaciones que teje con las personas, su carrera cinematográfica, etc.

Habiendo leído otros libros de programadores en formato entrevista, he disfrutado mucho del formato diario personal: aunque es un poco deslabazado y al principio quizá cueste un poco más descubrir al programador que hay detrás de él, es mucho más natural y divertido.

Lectura altamente recomendable. Y si, además deseáis leer el código fuente del juego, está disponible en github! Aunque teniendo en cuenta que está escrito en lenguaje ensamblador para el Apple-II, quizás disfrutéis más de un Code Review con algunas ideas clave del juego.