La importancia de llamarse Comunidad

Si bien parece claro que el espacio económico ha sido resquebrajado por la crisis de las escalas, hasta el post de María hace unos días no me habia dado cuenta de que la identidad también sufre de escala. No lo había pensado, al menos no en esos términos, pero es lógico, es la otra cara del desarrollo de internet y la reducción de costes del transporte global. Viajamos nosotros u otra gente viaja y nos lo cuenta, hay mestizaje pues. A través de internet nos llegan mitos de otras regiones y lugares. Crecemos con esa amalgama. Y es así cómo el estado pierde su poder simbólico.

De las cenizas de esa destrucción nace la necesidad de la creación. Y no es que no lo estemos haciendo ya: las historias que leemos, las pelis o series que consumimos son relatos morales, esconden modelos de organización y roles sociales. Los superhéroes de cómic son también una mitología. El problema es que no lo creamos nosotros, nos viene dado.

¿Y cómo se construye una identidad? Es algo para lo que no estoy preparado a responder todavía de modo consciente. Pero intuitivamente creo que existen 2 planos: la mitología y la ritualidad. La primera definiría las normas y modelos sociales; la segunda, los escenificaría.

Los mitos tienen un significado y función muy clara, no son sólo historias:

Generalmente, el mito es la verdad rumorosa de los jodidos, los vencedores tienen la televisión en cadena nacional ( … ) La leyenda de la peregrinación a la búsqueda de Aztlán, Wyatt Earp en el OK Corral, los poemas de Byron y Espronceda, las aventuras de Sandokan y los Tigres de Malasia, el día en que papá se le puso enfrente a su jefe y lo mandó a chingar a su madre, las canciones donde aparecen tres jinetes en el cielo (Dios, Zapata y Jaramillo), Pedro Infante de pobre reivindicador, no son una colección de material de mentiras, son otra cosa, algo esencial: son nuestras vidas.

— Paco Ignacio Taibo IItexto completo.

Y la ritualidad es el pegamento de la cohesión social:

«Confucius argued that under law, external authorities administer punishments after illegal actions, so people generally behave well without understanding reasons why they should; whereas with ritual, patterns of behavior are internalized and exert their influence before actions are taken, so people behave properly because they fear shame and want to avoid losing face. In this sense, “rite” is an ideal form of social norm.»

— Creación, Gore Vidal.

Untitled

La tarea de esta serie es investigar qué significa Comunidad del bienestar. Como avanzaba en los inicios, intuyo que existen 2 grandes áreas que desarrollar: identidad + condiciones materiales. La construcción de una identidad propia actuaría a nivel cohesión interna del grupo así como relato de futuro, el sueño por el que vivir. Las condiciones materiales, bueno, sin eso no se puede hablar de sustitución del estado.

Para no separarnos de la realidad, es necesario reconocer que, en este período de transición, veremos modelos mixtos estado/comunidad. Pero también que no empezamos de cero, que la Comunidad del bienestar es heredera de una larga tradición.

Communia

El punto de partida de este blog es la asunción de que la descomposición de las instituciones tradicionales del capitalismo (estado, empresa, mercado y propiedad) no es producto de la crisis, si no que ésta, es uno más de sus reflejos, de sus estertores.

Los futuros que vienen apuntan a la importancia central de la comunidad como agente de provisión de bienestar social. No es que sea esto tampoco una novedad, siempre ha existido a nuestro alrededor y es fácil de reconocer: grupos cooperativos que garantizan la movilidad laboral y las rentas de los trabajadores (a pesar de los adelgazamientos), cárteles con unos beneficios netos que les permiten crear una red transnacional de bienestar, organizaciones religiosas paraestatales que actúan donde no llega el estado fallido, etc. Quizás la novedad del argumento radica en aceptar que 1) la comunidad pasará a ser el agente central de la cohesión social sustituyendo al estado y 2) que esos ejemplos son avanzadillas de mundos posibles, que esconden en su base embriones de relaciones sociales.

Todos ellos generan suficiente riqueza para sustituir, en muchos casos por completo, las funciones del estado. De igual modo que el estado y el mercado hicieron al sustituir a las formas previas de cohesión social, a pesar de que esta transición no fuese planificada, inmediata ni indolora:

La mayoría de la gente tal vez espera el surgimiento de una nueva forma de organización liderada por “buenos chicos” que “obran bien” y, gracias a ello, prosperan y se afianzan. Pero la historia no respalda esta opinión. El grupo más destacado de esta nueva forma de organización está constituido a partes iguales por descontentos, irresponsables y oportunistas avispados, ansiosos por beneficiarse de nuevas formas de maniobrar, explotar y dominar.

Hace muchos siglos, por ejemplo, con el surgimiento de las formas jerárquicas de organización, que desplazaron a las formas tribales consultivas tradicionales, aparecieron en diversas partes del mundo caciques despiadados proclives a la conquista militar, así como sociedades secretas violentas dirigidas según el rango, mucho antes de que la forma jerárquica madurase a través de la institucionalizaciíon de los Estados, imperios y sistemas burocráticos y administrativos profesionales.

Asimismo la expansión inicial de la forma de mercado hace sólo unos siglos, se vió acompañada de una prole de usureros, piratas, contrabandistas y monopolistas que intentaba eludir los controles del Estado sobre sus empresas y ganancias.

Redes y guerras en red, Arquilla y Ronfeldt

Con ese punto de partida, ante el reconocimiento de que los chicos buenos necesitan un nuevo relato y realidad, surge Communia. Para investigar posibles respuestas a la pregunta: ¿y ahora qué? Y, lo más importante, ¿cómo?

An outsider overview of #sotm13

sotm_2013

Last weekend I was in Birmingham for the StateOfTheMap, to learn how we could be more involved in OSM in a number of projects we have down the line.

Although I’m a casual mapper and I did know some things about OSM and its core technologies, this was my first in-depth immersion into that world. Note also that during the conference I followed a specific path into the multiple choices we had so, do not expect me to write a complete summary of the conference neither a hands-on guide on “How Mapnick stylesheets were ported to CartoCSS” (enjoyed a lot that talk by the way!). I’ll focus on the community side of the conference.

Other that that, OSM is strugging with growth. For me, there is a subtle line which connects Alyssa Wright’s “Changing the Ratio of OSM communities“, Richard FairHurt’s “You are not the crowd“, the tools built by the Mapbox guys for the next generation of contributors, the world-class documentation the HOT team is creating and the multiple talks on gamification during the conference: they’re all talking about how should OSM growth. Being it the social side of it (how could we engage new contributors?) or the technical one (what tools do we need for people to find easy work with OSM?). That is a challenge, but a challenge that most of the communities I know would like to have.

As an outsider, I got the impression that OSM is like a teenager that still has to define itself in some aspects. And my belief is that it it manages to do it in a smoothly fashion, it will have an even brighter future ahead.

Cómo perdimos el mundo

Cómo perdimos el mundo es la historia del verano. Si os interesa la descomposición que nos rodea y los posibles actores emergentes de todo este proceso, os invito a que, enchuféis este cuentito a vuestros RSS. No os perdáis los comentarios. Para los que no podemos disfrutarlos de cerca, es la alternativa virtual a un domingo de churrasco y cafés largos con los indianos. Brillante mapeo. Y entretenido. Estoy disfrutando como un enano!

Douglas Engelbart, the father of all demos

the_mother_of_all_demos

¿Qué somos, como programadores, sino diseñadores de la interacción máquina-humano? ¿Dónde nos hemos dejado las capacidades de inventar el futuro? Es lo que me evoca la visión de “The mother of all demos” que Bret Victor se encarga de rescatar en el epitafio a Douglas Engelbart.

Cuando la veáis, poned en perspectiva que Bill Gates y Steve Jobs -los líderes de la siguiente generación- tenían 13 años cuando Engelbart hizo esta demo; y apenas unos años atrás hemos empezado a disfrutar parcialmente de aplicaciones que el equipo de Doug había desarrollado en 1968 (colaboración en tiempo real sobre un documento, por ejemplo).

Categorizar a Doug Engelbart es difícil. Su rol fue el de un visionario. Quizás Alan Kay fue el que mejor lo describió: un Moisés que nos dirigía a la tierra prometida.

Más info:

 

Una nueva época para el desarrollo

Hace unos meses, Tarek Ziadé ha escrito un ensayo muy interesante en su blog: A new development era. El resumen es: las tecnologías web (HTML5/JS) están ganando espacio e importancia a la hora de construir aplicaciones complejas en cliente (escritorio, navegador, teléfono, tablet) mientras que el servidor se está convirtiendo en un proxy a servicios ligeros con los que el cliente interactúa.

2000_2012 2015_

La lectura de este post me cogió en un estado mental propicio para empatizar, ya que llevaba varios meses construyendo una aplicación Javascript con Backbone que tiraba contra servicios JSON hechos en python/pyramid. Pasada la emoción inicial por verme reflejado en el post, me he dado cuenta de que la idea está más extendida de lo que yo creía: no son sólo los early adopters ya, sino también los big players de la industria de escritorio los que permiten hacer aplicaciones javascript (WindowsGNOME) e ¡incluso la vieja guardia dedicada a construir aplicaciones java en servidor! Quizás sea una nueva vuelta del péndulo. Quizás, que la promesa de aplicaciones multiplataforma que funcionan en múltiples entornos es atractiva. Lo que es seguro, es que la siguiente hornada de aplicaciones se harán de esa manera.

A new development era

Tarek Ziadé has posted a few months ago an interesting essay on his blog: A new development era. Summing up: web technologies (HTML5, JS) are gaining importance to build complex apps in the client (whatever it is: desktop, browser, phone, tablet) and the server side is becoming a proxy of lightweight services to interact with.

2000_2012 2015_

The post resonated with me due to the fact that my work during last months was to build a rich client app in Javascript with lightweight JSON services built in python. But, as far as I’ve seen it, this tendency is more spread than I thought: it’s not only happening within early adopters, but also within big players in the desktop realm (Windows, GNOME) and the old-school java server applications. Maybe is a new swing of the pendulum, or just that the promise of cross-platform apps that just work in multiple environments is appealing. What is certain, is that the next million apps seems to go towards that tendency.

Beck and Cunningham

Con Alan Kay inicié una serie de entradas sobre pioneros de la informática. Referentes de los que uno lee o descubre algo. Hoy continúo con Kent Beck y Ward Cunningham.

Kent y Ward crecieron con el SmallTalk de Ingalls y Kay. Me aventuro a pensar que su temprano contacto con este lenguaje pionero influyó en cómo se aproximaron después a la programación. De algún modo son sus discípulos y representan la segunda generación de ingenieros informáticos de la historia. Ambos han tenido un papel relevante en los principales temas de los 90 en el desarrollo de software: los patrones de diseño, la orientación a objetos y la emergencia de las metodologías agile en la gestión de proyectos.

Por todo ello, a pesar del pesimismo de Kay, yo creo que esta generación sí tomó su relevo:

«I think one of the things we liked the most about Smalltalk was not what it could do, but the fact that it was such a good vehicle for bootstrapping the next set of ideas we had about how to do systems building.»

— Alan Kay

La génesis de los patrones de diseño

La referencia al término patrones de diseño en programación más antigua se le atribuye a Ward y Kent, que la presentaron en OOPSLA 87: Using pattern languages for Object-Oriented programs. El concepto de patrón lo toman prestado del mundo de la arquitectura:

«Each pattern describes a problem which occurs over and over again in our environment, and then describes the core of the solution to that problem, in such a way that you can use this solution a million times over, without ever doing it the same way twice.»

— ChristopherAlexander

Una vez planteado el problema en la OOPSLA, los siguientes años son frenéticos. Mucha gente trabaja en los patrones. Las siguientes conferencias tienen multitud de referencias a ellos. La idea flota en el ambiente. Uno tras otro van acumulando conocimiento, a hombros de gigantes. Su extensión fue meteórica, apenas 7 años después de que Beck y Cunnigham lanzasen el guante, la GoF (Gang of Four) tenía publicado su libro canónico. Estábamos en el peak del movimiento:

En paralelo a todo ello, Ward y Beck se convierten en una referencia en el mundo Smalltalk que inaugura la moderna orientación a objetos. Para aquellos que deseéis apenas catar lo que fueron esos años, ese maravilloso caldo de cultivo de las ideas, os recomiendo que leáis este artículo: History of patterns.

Maverick, de Ricardo Semler

maverickMaverick es un repaso por las vicisitudes que Semco ha pasado desde que Ricardo Semler tomó las riendas de la empresa en 1980 hasta 1995, momento de publicación de libro y cuando ya era uno de los mayores ejemplos internacionales de democracia empresarial.

Probablemente en Managing without managers [PDF], artículo publicado en 1989 en la HBR, se destilen los principios básicos de la gestión en SEMCO. Y en Leading by omission, vemos un Semler cómodo en la platea. Si te han gustado ambos pero te has quedado con ganas de más, deberías leer este libro. Cada capítulo es una historia que, de algún modo, representa el nacimiento de la nueva SEMCO. No faltan momentos tensos: huelgas, despidos, corrupción, etc a los que toda empresa se enfrenta. Y esa narrativa de cuento, de historia, que destila todo el libro es lo que le da valor por encima de cualquier paper.