¿Por qué acabo de doar a PrazaPública e GaliciaCiencia?

Acabo de facer unha doazón de 40€ a GaliciaCiencia e outros 40€ a PrazaPública. A razón é moi sinxela: para cambiar o mundo, uso tamén os meus superpoderes de consumidor.

cabecera_gciencia

GaliciaCiencia acaba de chegar apenas ós 4 meses de vida. Pero en tan pouco tempo están aportando grandes historias: ¿sabíades que hai 2 satélites en órbita realizados en Vigo, e que a universidade e o consorcio da zona franca están buscando financiación para crear un nodo aeronáutico na cidade? ¿Ou que Zeltia, a gran farmacéutica galega, nace das investigacións sobre o caruncho do Instituto Miguel Servet? ¿Ou que a primeira referencia documentada do libro-electrónico é de “Doña Angelita”, profesora ferrolá?

logo-praza-publica

PrazaPública, pola contra, cumpleu xa 2 anos. En todo este tempo, fixo un traballo de tratar temas dende unha perspectiva galega, como se pode ver nas 12 novas máis lidas do periódico ata o momento. Pero tamén de crear un novo modo de seguir as novas en base a temas do teu interese ou crear/manter o pulso de outros temas como casos de corrupción como o Pokémon ou o debate sobre a redución do parlamento galego. E celebra este cumpleanos iniciando a publicación de libros xornalísticos, como o «Angrois. O AVE en pedazos», que  é unha “reportaxe longa” sobre o maior accidente ferroviario dos últimos 50 anos en España. Libro de David Reinero, un dos xornalistas que mellor coñecen a política de infraestructura en España.

Ambas iniciativas conforman unha revolución silenciosa, que non aparece nas primeiras páxinas dos medios pero que ten un significado cecáis máis profundo: están creando unha axenda e opinión pública. Si ben actos concretos como as folgas e manifestacións teñen a forza de visibilizar o descontento e, por tanto, modificar os umbrais de rebeldía que poden provocar cambios repentinos; a súa catalización require dun contexto previo e unha axenda posterior.

Que estos 2 medios independentes, con financiación cidadá, sexan parte do ecosistema xornalístico, só depende de nós.

Her

herTheodore es un escritor de cartas por encargo, que está en proceso de digerir el fracaso de su matrimonio. Es entonces cuando se hace con un nuevo producto, un sistema de Inteligencia Artificial que actúa como su ayudante, Samantha. Su IA, toma forma y personalidad con cada nueva interacción hasta el punto de que surge una relación de amor entre ambos.

At once a brilliant conceptual gag and a deeply sincere romance, “Her” is the unlikely yet completely plausible love story about a man, who sometimes resembles a machine, and an operating system, who very much suggests a living woman.

Disembodied, but, Oh, What a Voice

Centrada en los momentos posteriores a la ruptura de un matrimonio que le ha marcado la vida, a Theo, a pesar de escribir emociones para otros, le cuesta entender y asimilar las suyas propias. Se puede considerar, de alguna manera, la continuación de Lost in Translation, que habla de los momentos anteriores a una ruptura como ésa. No sólo por el fino hilo autobiográfico que une a Spike Jonze y Soffia Coppola, sino también por el magnífico trabajo de K.K. Barret como director de arte en ambas, que ha llevado a que la visión e interfaces de Her sobre el futuro ya sea considerada más acertada que la de Minority Report.

Pero lo verdaderamente interesante de Her, es que retrata a una generación, los always connected, fundamentalmente individualista. Generación que define su vida no en torno a una comunidad familiar o de amigos, sino por lo que hace y consume. Es una película selfie, idea que se refuerza con una fotografía y música que recuerdan a la estética hipster de redes sociales como instagram o productos como Apple, donde las comparaciones con Siri son inevitables. Spike Jonze retrata, sin palabras, los cambios que la tecnología provoca en una generación: de fondo solitaria y frustrada por los avatares de la rutina y la vida real frente a la recompensa inmediata y refuerzos positivos continuos que ofrece OS1. Pero también una generación que potencia al máximo su yo y sus logros gracias precisamente a la tecnología – la publicación del libro de cartas Theo es el culmen de este mensaje, algo que él mismo no se habría atrevido a imaginar.

En este sentido, Her es una película equilibrada sobre cómo la tecnología permea nuestras vidas. Pero sobre todo, Her, es una historia sobre alguien que madura y empieza a entender sus emociones.