Está siendo un magnífico verano y aunque nos queda un mes completo todavía, ya el ambiente empieza a oler a Otoño. Y a series. El próximo martes 23 se estrena la tercera temporada de Halt and Catch Fire. Dos días después de que acabe, el 21 de Octubre, empieza BlackMirror. Los astros se alinean para darnos un respiro y que podamos compaginar todo. Qué gustazo. ¡Estamos listos para empezar la temporada!

Send it the clowns

En la misma línea de Stephenson -pero mucho más ácido y humorístico- Max Barry se pregunta a dónde nos lleva esta sucesión de payasadas, por decirlo en sus palabras.

I was thinking about how unfair it is that reality has evil right-wing corporate overlords named the Koch Brothers while if I wrote that in a novel people would call me shallow and juvenile. I mean, it would be true. But also unfair. You’re supposed to have more creative license in fiction, not less. Then there’s Trump, who does things on a daily basis that no satirical character could get away with. It makes you wonder where there is left to go.

Send it the clowns, Max Barry.

Sugiere, además, que la política del espectáculo nos empuja a una situación donde veremos a dos payasos competir por ser presidente – o a un nuevo Hitler ascendiendo al poder. No sabría decidirme entre si será eso lo que viene o más bien deberíamos prepararnos para un oso azul en 3D como próximo diputado de las cortes, como propuso Charlie Brooker en BlackMirror. Y pienso que ahora que las anteriores temporadas se parecen más a un documental que a ciencia ficción futurista, es un alivio que el estreno de la siguiente sea el 21 Octubre. Necesito otra dosis de la vacuna contra la realidad.

Grammarly

Como parte de mi refuerzo de aprendizaje del inglés, en los últimos meses he estado escribiendo varios textos: formales, informales, críticas, emails, académicos, informes, etc. Mi herramienta favorita actual para esos momentos es Grammarly. Las sugerencias van más allá de la mera corrección ortográfica y son contextuales al estilo de la redacción, te recomienda sinónimos a palabras usadas en exceso, se integra en mi flujo diario de trabajo digital (email, Simplenote, etc) y me envía informes semanales de los errores más habituales que cometo, en el navegador funciona como tesauro al seleccionar una palabra, etc ¿qué más se puede pedir?

Al poco de experimentar la versión gratuita me hice premium; fue un flechazo a primera vista. Aunque no lo he usado todavía me gusta además que, de manera natural, te invite a contactar con un humano para revisar textos que son devueltos en menos de media hora, 3h o un día. Han visto muy bien que la gente con la sensibilidad para usar este tipo de herramientas son presciptores naturales de un servicio de traducción humano.

Como todo buen software, tiene sus peculiaridades que hace que les tengas cariño: por ejemplo, las comas de Oxford han sido un descubrimiento y todavía estoy decidiendo de qué bando estoy. Por el momento, lo único que verdaderamente me molesta es que sólo pueda usarla con los textos de inglés. Me gustaría ver algo así para el español, gallego o portugués. ¿Una especie del famoso dardo en la palabra actualizado al siglo XXI?

Neal Stephenson on getting big stuff done

En esta charla, Stephenson, introduce la idea de que, como sociedad, nos hemos olvidado de cómo llevar a cabo grandes empresas, esas que se consideran imposible. Hasta que se consiguen. Considera que en la raíz de esto está la pérdida de apoyo a lo cientifíco, que se evidencia en detalles diarios como padres que no quieren vacunar a sus hijos, etc. Pero también que no tenemos la mentalidad adecuada para embarcarnos y asumir el coste de una aventura con riesgo.

Si el mismo tema os resulta interesante, os recomiendo una de las mejores películas de la década: Interstellar. Porque los dioses somos nosotros.