Bio

Andrés Maneiro. Creador de productos digitales mediante tecnologías libres. Fundador de las asociaciones GHANDALF (2009), Odiseus (2010) y Makers Lugo (2014).

En primera persona

Nací en los 80 en un pequeño pueblo de las Rías Baixas. Mi adolescencia estuvo marcada por una breve e intensa carrera como trompetista (formé parte de un par de orquestas de las que amenizan nuestros veranos) y un acercamiento mitológico hacia la tecnología: como muchos en mi generación, Juegos de Guerra aparece como uno de los primeros momentos mágicos que abren la puerta de un mundo por explorar. Mi primer contacto con la programación consiste en arreglar una aplicación javascript que permitía navegar offline por todas las letras y discografía de Silvio Rodríguez.

2000-2010

A principios de siglo, compagino los estudios de Ingeniería Técnica Industrial con la participación en Enxeñería Sen Fronteiras Galicia, me introduzco en el mundo del Software Libre y creo mi primer blog.

A nivel personal, además de participar activamente en la vida social de mi generación, llevo a cabo mi primer proyecto serio de desarrollo de software (un portal para gestión bibliotecaria con tecnologías LAMP). Escribo, también, una serie de posts relacionados con la sociedad de la información que me llevarán a ser autor invitado en el 5º aniversario de la revista Código Cero, me permite conocer a un montón de gente interesante en lo que por aquel entonces se conocía como blogsfera y me abre las puertas a unas prácticas de verano en una de las más prometedoras empresas del mundo, donde me empiezo a creer que con esto del Software Libre se puede ganar dinero y que hay espacio para la democracia en la empresa.

De toda la experiencia con ESF en diversos frentes, me quedo especialmente con un puñado de cosas que definieron mis siguientes años. Para empezar, la organización de una campaña a nivel Galicia para introducir en las cafeterías de las facultades productos de comercio justo, que recorre las facultades de Coruña, Lugo, Santiago y Vigo, llegando a convencer a unas pocas para llevarlo a cabo. Luego, el impulso, en 2006, de la creación de una serie de blogs que son los primeros en España que arranca una ONG y aportan la visión de expatriados en terreno (desde El Salvador con Víctor/Mireia y desde Nicaragua con Sergio). Finalmente, toda la teorización sobre el encaje del Software Libre y la cooperación, tanto desde el punto de vista de elemento transversal de los proyectos (con Jesús Jiménez , que viene de crear una ciber-escuela en Nicaragua) como sobre los efectos que la legislación de Propiedad Intelectual tiene sobre el desarrollo (con Fran Puga, que años después liderará la creación de la primera herramienta libre para planificación de redes de auga, gvSIG Fonsagua). Estas dos últimas iniciativas fueron el germen de una reflexión mayor dentro de los cuadros de ESF, que ahora mismo es considerada pionera en el uso de blogs y Software Libre en el mundo de la cooperación. En 2007, se producen 2 debates definitorios en mi entorno: William Easterly escribe su crítica al último libro de Sachs en The Washington Post que inicia los debates sobre la ayuda al desarrollo y el impacto de las Millenium Village. Mientras tanto, la iniciativa One Laptop per Child divide a los tecnólogos. En los debates de 2007 me siento cercano a los Searchers de Easterly y los escépticos sobre las bondades del OLPC como Tecnología para el Desarrollo, que ya por entonces tiene problemas de escala y hace aguas respecto al modelo educativo asociado.

Hacia finales de 2007, tomo la primera decisión verdaderamente arriesgada de mi vida adulta. Me juego el tiempo y dinero apostando por lo que me apetece hacer: abandono los estudios de Ingeniería de Telecomunicaciones y me embarco en una nueva aventura, el primer Máster de Software Libre de España. No es que tuviese 100% claro que eso me iba a permitir ganarme la vida, pero si había una oportunidad era ésa: estando el liderazgo del máster bajo la gente de LibreSoft e IGALIA no podía imaginarme mejores compañeros de viaje. Esa mudanza hacia el norte, simboliza un punto de inflexión en mi carrera. Los siguientes años son frenéticos. Compagino el máster con el trabajo de programador en CartoLab, estoy un tiempo en IGALIA llevando a cabo tareas de gestión y márketing. Durante el curso 2009/2010, me encargan la organización del Premio al mejor Proyecto Fin de Carrera de Software Libre que ese año triplica el número de alumnos presentados con respecto a ediciones anteriores, con una breve campaña basada en un blog explicativo, netweaving online y contacto con los prescriptores de los PFC. Son años también de gran producción intelectual: publico un estudio de la estructura del copyright en Debian, inicio un libro de Gestión de Proyectos de Software Libre, hago un análisis de la comunidad de packagekit para los gestores de la plataforma Maemo, impulso el primer Análisis de las comunidades de GIS libre (GRASS, gvSIG y QGIS) basado en indicadores y se publica mi tesis fin de master en un libro colaborativo. Con amigos, empezamos presentando una comunicación al FOSDEM en Bruselas y acabamos por fundar una asociación y organizar una traducción a 12 manos del libro más importante sobre Software Libre del momento.

2010-hoy

La primera década del siglo se cierra para mí en marzo de 2010 con un montón de aprendizaje a las espaldas, mucha incertidumbre sobre el futuro y un par de ideas claras de lo que quiero «ser de mayor».

Me re-encuentro con mis compañeros de CartoLab y me especializo en Sistemas de Información Geográfica, estudiando con los mejores, que llevan años impulsando en España las Jornadas de SIG Libre. Esto me da la oportunidad de unirme a iCarto pocos meses después, desde donde puedo diseñar y ejecutar un buen puñado de proyectos de desarrollo de software: una herramienta de inventariado en excavaciones arqueológicas (ArqueoPonte), el nodo de servicios Open Data de la Diputación de Pontevedra (IDEPo), un catálogo de vías provinciales de Lugo basado en la aplicación de segmentación dinámica y referenciación lineal (VIAL) o una aplicación de gestión de expedientes para AUDASA (SIGA) con arquitectura orientada a servicios.

A nivel personal, es un período de aprendizaje interno muy importante, reduciendo mi presencia pública apenas a las presentaciones en las Jornadas de SIG Libre de Girona de 2011 y en el FOSS4G en Nottingham en 2013, además de un par de eventos de amigos. Sigo blogueando y creo con Fran la red odiseus para tener «casa propia» en la red y canalizar nuestro activismo digital. A finales de 2013, pocos meses después de mudarme, fundo la asociación Makers Lugo para impulsar un nodo tecnológico en mi entorno, haciendo nuestra puesta de largo con el primer evento maker de la ciudad.