in All, Software Libre

Canales de distribución en el software libre: o de lo que tienen en común Carrefour y Ubuntu

Estos días en la red hay bastante comentarios sobre el último movimiento de Canonical: Ubuntu cambiará a Yahoo! como página y buscador predeterminado en el firefox que empaqueta con la distribución.

Este anuncio no es más que un cambio en las opciones por defecto de un producto, una más de entre las muchas que vienen en el sistema operativo y un usuario puede cambiarla sin esfuerzo. Sin embargo, evidencia una máxima de mayor calado: las distribuciones son el canal de distribución del software libre. Y, al igual que las grandes superficies, ejercen el poder de su posición para decidir qué productos (y cómo) aparecen en qué estanterías del supermercado.

Las primeras reacciones en la red se preguntan abiertamente si éste acuerdo puede dañar a Mozilla, la cual tiene a su vez uno con Google: aunque no se conocen los detalles de este último, no es descabellado pensar que en su desarrollo se incluya un porcentaje de beneficios para Mozilla en función de las visitas que Google reciba con firefox. A esta cuestión, Jono Bacon, una de las caras públicas de Canonical, responde que la Fundación Mozilla está informada y aprueba el acuerdo Canonical-Yahoo!. Algunos, ven más allá y reabren el debate de la relación entre productos finales (upstream) y distribuciones como Ubuntu -que empaquetan esos productos con una determinada configuración si bien el trabajo principal es en su mayor parte realizado por la gente que colabora directamente en los productos finales. Pero, son las distribuciones las que se posicionan en el mercado y las que un usuario elige. En palabras de Mark Shuttleworth:

Can you name, for the last major enterprise release of your favourite distribution, the specific major versions of kernel, gcc, X, GNOME, KDE, OpenOffice.org or Mozilla that were shipped? And can you say whether those major versions were the same or different to any of the enterprise releases of Ubuntu, SLES, Debian, or RHEL which shipped at roughly the same time?

I’m willing to bet that any particular customer would say that they can’t remember either which versions were involved, or how those stacked up against the competition, and don’t care either. So looking backwards, differences in versions weren’t a customer-differentiating item. We can do the same thought experiment looking forwards.

Este pequeño cambio pone sobre la mesa una vez más la posición de uno y otro: cómo la marca firefox o la marca GNOME se diluye en el proceso de distribución al usuario final. Aunque evidentemente firefox y Mozilla tienen mucho menos que perder que, por ejemplo, GNOME.

Leave a Reply

  1. Una reflexión muy interesante.
    La verdad, soy reticente a determinados cambios cuando se hacen por motivos comerciales, pero… ¿qué hacía/hace mejor a Google que Yahoo? Es cierto lo que comentas, que para Mozilla el cambio puede ser dañino: me imagino a pocos usuarios modificando la configuración por defecto, y eso repercutirá en sus ingresos.

    Sin embargo, habría que ver qué cambios pueden estar preparando en la Fundación Mozilla: Asa Dotzler ya propuso aquí [1] cambiar el motor de búsqueda predeterminado a Bing, y creo haber leído que en Apple se estarían planteando realizar el mismo movimiento en su iPhone OS. A lo mejor, los de Ubuntu simplemente se han adelantado a una política… ¿anti-google?

    [1]:http://weblogs.mozillazine.org/asa/archives/2009/12/if_you_have_nothing.html

  2. Me gustaría conocer los términos del acuerdo Mozilla-Google. Aunque se supone que puede tener un porcentaje por número de visitas con firefox de página por defecto, la verdad es que no sabemos si es así o no. Son especulaciones.

    En cualquier caso la reflexión es válida y es uno de los puntos clave para entender cómo funciona la distribución de software en el mundo del software libre: no basta con hacer un buen programa, sino que es necesario atender en cierta medida las necesidades del distribuidor (tiempos de release, modo de empaquetado, etc), pues es él quien tiene la llave de acceso a los usuarios finales.