Parece ser que Mercé Molist está de vuelta. Y comienza publicando la historia del archivo que hackeó a la RSA israelí, el que a la postre, dió a los atacantes acceso a proveedores norteamericanos de defensa. Leyendo esto, uno se da cuenta de que Ghost in the shell ya no es ciencia-ficción futurista. No longer. Y se siente viejo.

Leave a comment

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: