in All, Español, HCI History

Xerox Star

El Xerox Star fue el primer ordenador moderno que salió a mercado. Lanzado en 1981, definió una nueva relación con los ordenadores que prevalece todavía hoy en los sistemas que usamos a diario.

El contexto

En los 70, las computadoras estaban reservadas a entornos militares y universitarios, tenían el tamaño de una habitación y eran sistemas de tiempo compartido: un ordenador central al que se conectaban “terminales tontos”. Las interfaces eran orientadas a texto.

A mediados de la década, el signo de los tiempos apuntaba ya en otra dirección: la de las computadoras personales. Xerox, que era una de las mayores compañías tecnológicas del mundo gracias al negocio de copiadoras, no era ajena a ese ambiente y su visión era que los ordenadores podrían automatizar la oficina: fundamentalmente ayudando en la creación de informes y documentos – que se podrían imprimir con sus copiadoras, claro. Su visión -y la de muchos otros- era que el negocio estaba en el WordProcessing no en el DataProcessing.

Rank_Xerox_8010+40_brochure_front

Los anuncios del  Xerox 8010 InformationSystem –como era conocido el Star en el mercado- captan muy bien esa atmósfera. El que vemos a continuación es uno de los primeros que le muestran al público un ordenador con ventanas, iconos y otro tipo de metáforas referidas al escritorio (carpetas, archivadores, impresoras, etc):

Xerox PARC

En Xerox PARC, el centro neurálgico de Xerox, se reunía la gente que había estudiado y trabajado con los pioneros de la generación anterior (Douglas Englebart e Ivan Sutherland) para investigar y aterrizar qué podía significar eso de la automatización de la oficina. Un caldo de cultivo que favoreció multitud de invenciones: desde la impresión por láser, hasta el estándar de comunicaciones Ethernet, incluyendo la interfaz gráfica de usuario y el primer lenguaje de programación orientado a objetos, SmallTalk. Incluso habían construido un prototipo de “ordenador personal“: el Xerox Alto, bajo el tutelaje del Learning Research Center liderado por Alan Kay y que pretendía concretar las ideas en torno al Reactive Engine o el Dynabook.

Merece la pena recordar todo el background, ideas y trabajo previo que recoge el Star con un gráfico realizado por los propios diseñadores para la retrospectiva del producto que publicaron en 1989.

star_influences

Se puede ver en este gráfico también las influencias sobre los productos posteriores, que no son exclusivamente de ideas, sino que vienen muchas veces derivadas de personas que cambian de equipos: Larry Tesler que se va a Apple para trabajar en el diseño del Lisa, donde también estuvo Tom Malloy creando el LisaWrite, Simonyi a Microsoft para crear el Word continuando así el trabajo que él mismo había hecho con Lampson en la aplicación Bravo, el primer editor WYSIWYG y un largo etc.

El Xerox 8010 Information System

Para llevar a mercado esas invenciones, los directivos de Xerox decidieron crear el SDD (Systems Development Department), una división interdepartamental que contaba con 2 centros situados en California: Palo Alto y El Segundo. Dirigidos por David Liddle, el SDD inició su tarea en el verano de 1978 y tres años después, en 1981, el Star se presentó al público.

Esta división, además de nutrirse de muchos ingenieros de PARC, también contrató gente externa como Bill Verplank, un consultor de lo que entonces se conocía como Human Factors. Liddle describe el proceso de trabajo como:

It began with task analysis, looking at a fairly wide range is users. Next came the job of developing scenarios for uses of the imagined product based on the task. Then, it proposed a model for a graphical user interface, carefully distinguishing three aspects: the display of information, the control or command mechanisms and the user’s conceptual model.

Es decir, trabajaron con conceptos como análisis orientado a la tarea, design personas, prototipos como herramienta de selección de conceptos, etc.

El resultado fue un ordenador que costaba, consumía y pesaba un tercio menos que cualquier otro de la época:

El diseño de interacción

Una de las cosas verdaderamente únicas del Star fue proponer el escritorio como metáfora central para organizar los elementos y sus interacciones. Sorprende descubrir hasta qué punto se adhiere a esa metáfora. Vale la pena revisar videos y capturas de pantalla para descubrir pequeñas joyitas y grandes ideas que, en cierta medida, muchos sistemas operativos modernos están tratando de recuperar.

Algunas cosas que me han parecido curiosas del sistema y que son todavía hoy novedosas:

— Objetos y propiedades, no menús

El sistema es una verdadera interfaz orientada a objetos: cada elemento es un objeto y, por lo tanto tiene ciertas propiedades. Los objetos de texto (carácter, párrafo, etc) tienen propiedades de alineación, tipográficas, etc; los gráficos tienen como propiedades los datos que representan, visualización, colores, etc.

Por ejemplo, al abrir el editor de documento no hay menú, es una hoja en blanco. Se empieza a escribir y, para poner algo en cursiva no seleccionamos una herramienta de un menú una sino que se selecciona lo que se quiere modificar y se abre su panel de propiedades. De alguna manera, la no existencia de menús refleja la no existencia de estado o variables globales en la aplicación. Una interfaz orientada a objetos pura.

text_property_sheet

— Comandos generales

No tener un menú tiene limitaciones, ya que hay ciertas acciones que son entre objetos: buscar, copiar, mover, etc. La manera en que resolvieron esto fue creando comandos generales que tenían sus propias teclas en el teclado del Star.

Estos comandos son usados ampliamente en el sistema y mantienen su coherencia a lo largo de los diferentes contextos: mover, por ejemplo, puede significar tomar una frase de un párrafo y llevarla a otro; pero también significa lanzar una impresión si se mueve un documento al icono de la impresora.

— Orientación a la tarea: no se abren aplicaciones, sino documentos

El Star no tenía iconos para aplicaciones, esto fue algo que se introdujo en sistemas posteriores. Por otro lado, como dije anteriormente, funciones como la impresión o el envío de un mail se tratan como cualquier otro elemento: existe la impresora y la bandeja de salida de mail como objetos independientes; para imprimir se copia el documento sobre el objeto impresora; para enviar un mail se copia el documento sobre el objeto bandeja de entrada. La diferencia es sutil y separa la metáfora del escritorio (donde sólo hay documentos) de la metáfora del banco de trabajo (donde hay herramientas que aplicamos sobre un elemento).

Así lo definieron los propios diseñadores del Star en 1989:

«Having windows and a mouse does not make a system an embodiment of the Desktop metaphor. In a Desktop metaphor system, users deal mainly with data files, oblivious to the existence of programs. They do not “invoke a text editor”, they “open a document”. The system knows the type of each file and notifies the relevant application program when one is opened.

Most systems, even many windowed ones, use a Tools metaphor, in which users deal mainly with applications as tools: users start one or more application programs (e.g., word processor, spreadsheet), then specify one or more data files to edit with each. Such systems do not explicitly associate applications with data files; the burden of doing that — and of making sure not to try to edit a spreadsheet file with the text editor or vice-versa — is on users. Different kinds of files are distinguished by user-convention, usually via filename extensions (e.g., memo.txt). Star relieves users of the need to keep track of which data file goes with which application.

SunView is an example of a window system that is based upon the Tools metaphor rather than the Desktop metaphor. Its users see a collection of application program windows, each of which is used to edit certain files. Smalltalk-80, Cedar, and various Lisp environments also use the Tools metaphor rather than the Desktop metaphor.

This is not to say that the Desktop metaphor is superior to the Tools metaphor. The Desktop metaphor was intended for office automation and publishing. It may not be appropriate for other applications (e.g., software development). However, it can be argued that orienting users toward their data rather than toward application programs and employing analogies with the physical world are useful techniques in any domain

— Y mucho más

Para una revisión de las interfaces del Star es necesario desaprender lo que uno sabe de las interfaces actuales. Conceptos como el WYSIWYG fueron usados en un sistema comercial por primera vez aquí, también el uso de teclados virtuales para la introducción de fórmulas o la escritura en múltiples idiomas (incluyendo los RTL). Podríamos hablar también de cómo el Star usaba técnicas como el progresive disclosure, direct manipulation, etc.

Es muy recomendable revisitar los videos del producto y abrir bien los ojos y la mente.

¿Por qué no tuvo éxito el Star?

Sin embargo, a pesar de lo maravilloso del producto, el Star no fue un éxito comercial, como sí lo fueron sus inmediatos competidores que copiaron sus ideas. ¿Qué falló?

Jobs argumenta que Xerox sufrió lo que otras compañías con un cuasi-monopolio: la gente que influye en el futuro de la compañía era gente que veían de las posiciones de ventas y márketing, no los de producto. Debido al cuasi-monopolio, el common wisdom de la compañía es que lo que la hace más exitosa no es crear una nueva copiadora, sino aumentar el mercado mediante márketing y ventas. De esa manera, progresivamente la gente de producto queda relegada de los puestos de decisión hasta que, las compañías, en cierta manera, olvidan cómo se hacen buenos productos.

Complementariamente a lo que dice Jobs hay otras razones de peso para el fracaso, algunas de las cuales eran ya claras en 1989 para el equipo de diseñadores del Star:

  • Prestar atención a las tendencias de la industria y reducir los tiempos de salida del producto.

«At the time they were developed, these technologies were unique in the industry. Xerox elected to keep them proprietary for fear of losing its competitive advantage. With hindsight, we can say that it might have been better to release these technologies into the public domain or to market them early, so that they might have become industry standards. Instead, alternative approaches developed at other companies have become the industry standards.»

  • Prestar atención al mercado: el hecho de haber sido una plataforma cerrada les impidió ser beneficiarios de la innovación que estaban realizando otros.

«The personal computer revolution has shown that it is futile to try to anticipate all of the applications that customers will want. Star should have been designed to be open and extensible by users from the start, as the Alto was. In hindsight, extensibility was one of the keys to the Alto’s popularity. The problem wasn’t that Star lacked functionality, it was that it didn’t have the functionality customers wanted. An example is the initial lack of a spreadsheet application. The designers failed to appreciate the significance of this application, which may have been more important even than word-processing in expanding the personal computer revolution beyond engineers and hobbyists into business. Eventually realizing that Star’s closedness was a problem, Xerox replaced it with ViewPoint, a more “open” system that allows users to pick and choose applications that they need, including a spreadsheet and IBM PC software. Apple Computer learned the same lesson with its Lisa computer, and similarly replaced it with a cheaper one having a more open software architecture: Macintosh.

  • Conocer el mercado al que te diriges.

«Star’s initial per-workstation price was near that of time-shared mini-computers, dedicated word-processors, and other shared computing facilities. Star was, however, competing for desktop space with micro-computer-based PCs.»

En definitiva, el fracaso de Xerox parece que tuvo más que ver con la desalineación con el mercado que con las bondades del producto. Sin embargo, hablar con la sabiduría que nos da la perspectiva histórica es ventajoso. Muy pocos podrían haber predicho que una aplicación con el VisiCalc, crearía el término Killer Application y convertiría un mercado para ingenieros amateurs en uno de computadores personales para profesionales del conocimiento, creando y dando el pistoletazo de salida a la carrera por el dominio del nuevo mercado.

Leave a Reply

  1. @nosolosw En 1987 conseguí una beca en la UAM… para manejar la Xerox Star del rectorado. La verdad es que era maravillosa, mejor que los Apple que copiaron después el modelo gráfico y de interacción. Fue la primera vez que use un sistema operativo gráfico… confieso que me sentía encerrado, no te dejaba muchas opciones para trastear, para mirar cómo funcionaba y por qué. Pero como máquina de trabajo era excelente y en el momento epataba.